viernes, 4 de febrero de 2011

Historia del transporte en Lima

El transporte urbano de pasajeros en ómnibus fue introducido en Lima a inicios de 1921. El sector estaba conformado por pequeños propietarios organizados bajo una estructura familiar cuya operación era de tipo artesanal. El Primer reglamento de este servicio data de 1936, cuando la actitud del Poder Publico (PP) se limitaba solamente a la atribución de los derechos de explotación de rutas y del mantenimiento del orden preestablecido ( Glave, 1978., De Soto 1987).
Frente al aumento de la población de Lima y con ella el crecimiento horizontal de la ciudad, los ómnibus toman ventaja competitiva sobre los tranvías por ser mas flexibles en la operación, mas baratos en términos de menores costos de inversión y por tener bajos costos de mantenimiento y pasan a transportar progresivamente mas pasajeros que sus competidores (Arroyo, 1990).
En 1927, hacen su aparición los primeros informales del transporte: Los colectivos. Su ingreso al sistema de forma marginal se produce por las tarifas, relativamente altas , fijadas para el servicio formal y por la incapacidad de ómnibus y tranvías en satisfacer completamente la demanda de viajes. De esta forma, frente a la competencia de los ómnibus y colectivos, y al no efectuarse nuevas inversiones para extender la red de tranvías, este sistema no consigue mantener la rentabilidad en el servicio ( a pesar de haber experimentado aumentos en la cantidad de pasajeros transportados entre 1944 y 1948, y comienza a operar a perdida a partir de 1950 para quebrar definitivamente en 1965.
Del artesanato inicial, las empresas de ómnibus consiguen formar un sector empresarial consolidado y oligopolizado que exige del PP exclusividad en el servicio, configurándose las primeras barreras de entrada en la actividad. Las tarifas eran negociadas de mutuo acuerdo y su nivel les permitía obtener rentabilidades atractivas. Las rutas eran fijadas por las propias empresas, que hicieron del centro de la ciudad el origen de su rentabilidad. En 1932, el PP aumenta sus atribuciones y asume una posición controladora y reguladora. De esta forma, decide fijar las tarifas unilateralmente tomando como justificación, el hecho que lo s empresarios nunca se ponían de acuerdo al respecto. Este hecho marca el inicio de una de las principales causas de la posterior quiebra del sector. Como resultado de esta política, mencionaremos que la tarifa se mantuvo inalterada por espacio de 20 años, y solo fue reajustada en 1944.
Entre 1950 y 1955, el sector es dominado por tres grupos empresariales consolidados. Entre ellos poseían el 65% de las empresas, el 65% de las líneas y el 62% de la flota.
Las contradicciones surgidas entre los sindicatos y los dueños de las empresas por causa de los aumentos salariales determinan, a finales de los años 50, la aceleración del proceso de quiebra de las empresas. Con tarifas reprimidas y obligaciones salariales que cumplir, el sector entra en crisis. Cabe manifestar que las contradicciones surgen por la oposición de los sindicatos de la categoría en aumentar las tarifas; las cuales eran exigidas por los empresarios para poder atender precisamente los aumentos salariales solicitados por los sindicatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada